Depresión

La depresión es un trastorno del estado de ánimo que se encuentra de manera frecuente en nuestra población, generando un malestar significativo para la persona afectada.

¿Cómo nos damos cuenta que estamos siendo afectados por depresión?

Dentro de los síntomas  característicos encontramos  la presencia de tristeza, sentimientos de culpa, pérdida de placer e interés, trastornos del apetito o del sueño, falta de autoestima, una visión negativa de sí mismos, del mundo y del futuro que les causa un gran malestar. La falta de concentración y sensación de cansancio son otro de los síntomas que podemos encontrar.

La depresión puede dificultar el desempeño de la persona tanto en las actividades cotidianas como en el trabajo. Con el correr del tiempo, los episodios depresivos se puede cronificar y volver aún más recurrentes.

 En algunos casos su gravedad es tal que puede llegar a desembocar en conductas suicidas, cuando tiene una intensidad de grave a moderado será necesario el consumo de farmacoterapia en conjunto a psicoterapia profesional. 

Algunos factores que pueden contribuir a la depresión clínica son entre otros:

Entre las principales causas de la depresión podemos encontrar factores genéticos, fisiológicos, personales como ambientales.

La presencia de antecedentes de depresión en el ámbito familiar cercano aumenta en un 25-30% la probabilidad de desarrollar depresión. 

Factores fisiológicos

La aparición y cronificación de la depresión se ha relacionado especialmente con un descenso de los niveles de serotonina a nivel de las uniones neuronales. Por este motivo, en el tratamiento de la depresión se emplea en ocasiones un grupo de fármacos, los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, cuya función consiste en modificar los niveles de serotonina que se encuentran alterados en estos pacientes

Podemos encontrar un grupo de enfermedades relacionadas a la aparición de depresión, la mayoría de ellas relacionadas con alteraciones endocrinas Migrañas, Diabetes, Hipertiroidismo, Síndrome de Cushing.

Factores personales

Se ha observado que existe un porcentaje significativamente mayor de depresión en mujeres que en hombres. La edad también es un factor influyente, y la franja comprendida entre los 35 y los 45 años es la de mayor incidencia de depresiones. El embarazo y el posparto son etapas vitales de la mujer con un mayor riesgo de aparición de depresión debido a las alteraciones hormonales sufridas.

Factores ambientales

Se consideran factores predisponentes de este trastorno todos aquellos que son negativos para el sujeto (estrés, ansiedad, incapacidad de afrontar los problemas) en cualquiera de sus ámbitos personales ya sea laboral o familiar, especialmente si la persona se encuentra en una situación de dependencia o consumo habitual de alcohol, tabaco, drogas, entre otras. Una situación de escasa o nulas relaciones interpersonales aumenta estos factores.

Abordamos la problemática desde un enfoque cognitivo conductual de la siguiente forma: 

Utilización de técnicas cognitivas y  conductuales:

Lista de actividades potencialmente agradables: estimulando aquellas actividades que antes le generaban placer, pero que dejo de realizarlas ya que se encuentra deprimido.

Programa semanal de actividades: estableciendo nuevas rutinas , evaluando el nivel de agrado en un puntaje del 1 al 10. Comprobando la actividad realizada con el nivel de agrado.

 Establecimiento de tareas de manera gradual: estableciendo pequeños pasos previos de tareas complejas , que considera imposible de llevar a cabo, practicando los primeros pasos en la consulta.

Algo muy importante son los cambios cognitivos, dichos cambios se producen al realizar las tareas, analizando los registros, buscando las pruebas a favor y en contra de las creencias que posee la persona. El psicólogo ayuda a la persona a detectar los pensamientos mediante preguntas. Para ello se recurre a técnicas cognitivas:

Se busca detectar pensamientos automáticos, y como estos influyen en las emociones. 

Entrenamiento en registro de cogniciones a través de imágenes inducidas, análisis de autorregistro y preguntas, así como el registro diario de pensamiento. Clasificar dichas cogniciones según en relación a su contenido o distorsión del pensamiento.

¿Cómo obtener ayuda?

Es importante dar el primer paso buscar ayuda profesional, reconocer que estamos frente a un sufrimiento intenso, pero del cual se puede salir. Realizar una primer llamada telefónica explicándole al profesional los síntomas que lo aquejan. Descartando previamente con un medico posibles enfermedades que puedan ser la causa de la misma. 

En caso de no estar implicada una enfermedad física, es posible que lo de derive con un terapeuta quien realizara un diagnóstico. Es posible que algunos días sienta deseos de no ir al terapeuta. Sin embargo, es necesario que haga el esfuerzo por cumplir con sus citas. En esos días, pida ayuda a un amigo para que lo acompañe, si no desea ir sólo.

Licenciada Psic. Lucia Sosa

Deja una respuesta